Luchas, saberes, movimientos y hegemonía: palabras que hacen nacer mundos

Ilustración para el artículo

Por Javier García Fernández miembro del Grupo de Estudios Campesinos Juan Díaz del Moral y sindicalista del Sindicato Andaluz de Trabajadores/as.

Otra certeza envuelve las conciencias: hemos perdido la guerra relámpago. Hoy nos vemos otra vez en la guerra de posiciones. Serán ciudadanos los que conformen el nuevo Gobierno en Andalucía y no el Pueblo. Otra vez la civitascontra la societas. Hay que ser Incivilizado para atreverse a construir nuevos mundos.

 El debate vuelve a situarse por su propia inercia en tratar de intuir si el mapa político atraviesa un escenario de ruptura o si habitamos como de costumbre el incómodo escenario de guerra de trincheras. Todo apunta ya a un largo verano en el Frente del sur, volviendo a situar la unidad popular frente al bloque dominante. El bloque de las posibilidades dominantes frente al bloque de las posibilidades emergentes.

Frente de posiciones, guerra cuerpo a cuerpo. 

Las elecciones andaluzas han vuelto a demostrar las tesis del PSOE como una fuerza/Estado, o como dice Isidoro Moreno, un Partido/país, como un régimen absoluto adaptado sinuosamente a todos los rincones de la identidad oficialmente construida en torno a Andalucía. El PSOE, además de seguir constituyendo la hegemonía en las fuerzas de la izquierda oficial, vuelve a hacer gala de la profundidad de sus tesis populistas. Las fuerzas populistas de derecha, además de ubicar a la perfección su agencia de significantes vacíos tales como la defensa de Andalucía, nuestra tierra, la batalla contra la derecha representada en Madrid, ha sabido conquistar la plena identificación de la figura de Susana Díaz con los intereses de Andalucía.

Por otro lado hemos aprendido con estas elecciones que el juego político de renunciar a izquierdas y derechas, es un juego en el que la derecha siempre ha sido Máster Las fuerzas de la nueva derecha española se mueven en completa armonía con este juego de renunciar a posturas ideológicas en pos de gobernar para solucionar los problemas fundamentales desde el sentido común. No ha sido esta vez el sentido común de los de abajo, sino el sentido común de las clases que dominan.

En términos de continuismo del régimen debemos decir que Podemos ha obtenido unos resultados fantásticos, irrumpiendo en el Parlamento Andaluz con 15 parlamentarios. Esto demuestra nuestra cartografía de guerra de posiciones. Las fuerzas de izquierda (Podemos + IU) conquistan 20 diputados de parlamento, lo que las sitúan en una clara minoría frente a los partidos del bloque dominante.

En términos de proceso de ruptura, se anuncia el previsible techo electoral de la izquierda y el callejón sin salida de aquella intención de tomar las instituciones con la moderación discursiva de la izquierda en la captación de los votos del centro. La centralidad del tablero no es el centro. Efectivamente, pero tomar desde la izquierda el centro político, significa haber conquistado el voto de la abstención. Podemos parece que tiene la misión histórica de saber movilizar la abstención. La derecha española como es sabido, no tiene  votantes sino feligreses y toda victoria de las fuerzas de izquierda pasa por movilizar masivamente la abstención dese la izquierda. ¿Sabrá enfrentarse Podemos a la premisa que le dio la oportunidad de irrumpir en el tablero, esto es, saber re-fundar el pensamiento político de izquierdas y hacer de la izquierda un proyecto atractivo para las mayorías sociales?

Izquierda Unida, como se anunciaba en la crónica de su muerte anunciada, sigue pagando su falta de coraje, y deja a Alberto Garzón, un Partido con grave esclerosis múltiple, con una fuerte inmunidad desarrollada hacia sus propias escisiones y una férrea defensa de sus propias ausencias, tal y como se comprueba en el contexto de las elecciones municipales. ¿Sabrá Izquierda Unida aceptar su fracaso de ser el sujeto estratégico de cambio y unirse a otros agentes, de igual a igual incluso aceptando su clara inferioridad o por el contrario será IU la próxima KKE del estado español, sobreprotegida con su armazón ideológico y alejado de toda posibilidad de conquistar el poder con el apoyo de las clases populares?

Pensando desde el sur. Construyendo nuestra Andalucía

En Andalucía nació un nuevo clima de época a raíz de la irrupción de la crisis en un contexto ya colonial de economía extractivista de recursos y personas. Este clima de época esta representado al igual que en el resto del Estado español por el movimiento del 15-M, las Plataformas Stop Desahucios pero tiene un carácter específico demostrado con las ocupaciones agrarias de las fincas de Somonte y Las Turquillas, con la Marcha obrera y campesinaAndalucía en Pie (que precedió a las Marchas por la Dignidad), así como las experiencias de las Corralas o los asaltos a grandes cadenas de alimentación para expropiar alimentos de primera necesidad. Es clímca de época, no ha tenido todavía su traducción política.

Andalucía es el extremo sur de Europa, pero no solo en términos de posición geográfica, sino sobre todo en cuanto a sus condiciones objetivas de desempleo masivo, concentración de tierras en manos de latifundistas, el despojo forzoso de juventud a Europa como clase trabajadora empobrecidacomouna política de Estado. Las condiciones de Andalucía está, como siempre ha estado identificada como espacio de conexión entre los territorios más empobrecida del Sur de Europa y las condiciones de vida de los países del Sur global.

En este sentido, el caso griego nos demuestra la imposibilidad de  construir un cambio desde el Partido como sujeto estratégico de transformación, incluso cuando éste está apoyado por los movimientos populares. Hoy se hace más necesario que nunca, seguir construyendo movimientos sociales que conquisten espacios de autonomía y auto-gobierno para poder imaginar un nuevo Estado, una nueva forma de organización social colectiva, que fortalezca nuestra transición al socialismo popular en Andalucía. No se puede transformar el régimen con los marcos del régimen. Una de las reglas de juego, es que no pueden cambiar las reglas del  juego.

Un Gobierno popular debe ser hoy una herramienta para tomar el Estado. El objetivo de nuestra estrategia es hoy, apropiarse de la conexión de lo heterogéneo y no obsesionarnos con unificar aquello que es múltiple incluso contradictorio. Nuestra fuerza colectiva no es tanto la de saber crear un cuerpo homogéneo articulado desde los distintos movimientos sino la de saber encontrar unos en en la geografía de los otros en esta guerra de los pobres.

Debemos por tanto fortalecer los movimientos que tengan el objetivo de crear contra-poder que actué contra el poder. Para elloes preciso reforzar nuestras instituciones tanto sociales como económicos. Las instituciones ya creadas por el proceso naciente desde la irrupción de la crisis, tales como las Asambleas de barrio, las Plataformas Stop Desahucios, las luchas sindicales de base, las cooperativas integrales, los grupos de consumo. Producir políticamente, consumir políticamente. Crear la exigencia social de satisfacer nuestras necesidades básicas desde las riquezas creadas correlativamente es impugnar el bloque dominante de facto.

Soñando venceremos 

Para convertir las mayorías sociales emergentes en mayorías políticas constituyentes es preciso construir previamente una narrativa hegemónica que agregue las inmanencias que nacen del conflicto. Hoy no existe un lenguaje común entre los distintos partidos de izquierda, movimientos sociales y voluntades populares, por ello es preciso tejer las intuiciones en un saber colectivo masivo. Un saber estratégico de conquista.

Crear narrativas hegemónicos de las fuerzas populares es destruir el orden simbólico del enemigo construyendo imaginarios y argumentarios con voluntad de convertirse en un nuevo orden simbólico desde la cohexión intelectual que nace de las ideas que se dan ante la misma situación de despojo.

Nuestra agenda política transformadora requiere hoy construir narrativas hegemónicas a partir de ese el saber que nace de las luchas. Mas que construir nuestros significantes vacíos, diríamos que es necesario conquistar nuestros significantes habitados, densos, palabras llenas de sentido que transmiten con su idea ya el nuevo mundo que soñamos. La Tierra, como mundo de significados, nuestra apuesta por la Soberanía Alimentaria, la construcción de nuestro socialismo popular, del feminismo, el cooperativismo, del derecho al territorio. Vence quien dibuja con palabras el camino de los sueños sabiendo que las condiciones maduran bajo tierra.

¿Saben?  Uno de los engaños de arriba es convencer a los de abajo de que lo
que no se consigue rápido y fácil, no se consigue nunca.

Convencernos de que las luchas largas y difíciles sólo cansan y
nada logran. Trucan el calendario de abajo sobreponiéndole el
calendario de arriba: elecciones, comparecencias, reuniones, citas
con la historia, fechas conmemorativas que sólo ocultan el dolor y
la rabia.

El  Sistema no le teme a los estallidos, por muy masivos y luminosos que
sean. Si un gobierno cae, hay en su alacena otros para reponer e
imponer.
Lo que lo aterroriza es la perseverancia de la rebeldía y
la resistencia de abajo. 
Porque abajo es otro el calendario.

Es otro el paso. Es otra la historia. Es otro el dolor y otra la rabia.

Primer Apunte sobre el Método Zapatista.
Palabras del Subcomandante Galenao  en la Inauguración
del Seminario “El Pensamiento Crítico frente a la Hidra Capitalista”
03 de Mayo de 2015

Periódico Diagnonal: https://www.diagonalperiodico.net/blogs/grupo-juan-diaz-del-moral/luchas-saberes-movimientos-y-hegemonia-palabras-hacen-nacer-mundos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s